in

Matar a nadie. Las naciones más hostiles del planeta

Foto: Depositphotos / GUDKOVANDREY

A mediados de noviembre, en las islas Andamán, un estadounidense murió a manos de la tribu centinela. Este pueblo indígena no favorece a los extraños y ataca a cualquiera que se atreva a pisar su territorio. Hay alrededor de cien de esas sociedades que no quieren ponerse en contacto con el mundo exterior. Algunos de ellos son extremadamente guerreros.

A los extraños – arco y flechasLa mayoría de los antropólogos reconocen que los pueblos indígenas de la Isla Sentinel Norte en el Océano Índico son los únicos verdaderamente aislados del mundo. Nadie sabe en qué idioma hablan, cuál es su estructura social y cuál es el número. Todos los contactos, y no hubo más de una docena de ellos en un siglo y medio, tuvieron lugar a una distancia de tiro de tiro con arco. Los que intentaron acercarse fueron asesinados por los centinelas.

El último sacrificio: el predicador John Allen Cho, quien decidió convertir a los nativos al cristianismo. Según el testimonio de los pescadores que llevaron al estadounidense a los salvajes, los representantes de la tribu lo atacaron con un arco y una flecha, y luego enterraron su cuerpo en la arena de la playa. Las autoridades de los territorios de la unión de islas de la India enviaron helicópteros en busca de ellos, pero no pudieron aterrizar en la isla, porque sus habitantes mostraron extrema hostilidad.

Para evitar tales incidentes, los científicos prefieren comunicarse con los centinelas a distancia, desde un barco o un helicóptero. Resultó que los nativos todavía viven en la Edad de Piedra. Se dedican a la caza y la recolección, no están familiarizados con la agricultura, no saben cómo hacer fuego. Los investigadores creen que usan incendios aleatorios y luego almacenan brasas en recipientes especiales.

Foto: CC0 / http://www.oldindianphotos.in/2011_10_10_archive.html

Microbios de la civilizaciónEn la Edad de Piedra, vive el vecino más cercano de los Sentinelianos: la tribu Jarava en la costa occidental del sur y las islas medias. Andaman (India). Los investigadores creen que más de 55 mil años de aislamiento total del mundo exterior, su forma de vida prácticamente no ha cambiado.

Los jarawa cazan cerdos salvajes y tortugas, pescan, recolectan frutas, raíces y miel de abejas silvestres. Los investigadores consideran que su dieta es óptima: más de 150 especies de plantas y aproximadamente 350 animales están en la dieta de los aborígenes.

Hasta hace poco, Jarava se negaba categóricamente a comunicarse con extraños, encontrándose con flechas. A fines de la década de 1970, un camino conducía a través de sus tierras, conectando la administración de las islas con asentamientos remotos. A pesar de la prohibición del gobierno de la India de salir del automóvil y la estricta organización del tráfico en la carretera, los turistas a menudo entran en contacto con los nativos. Se les da comida y varias chucherías para la oportunidad de ver el «baile de los salvajes».

El resultado más triste de estas reuniones es la propagación de infecciones entre los nativos, a quienes no tienen inmunidad. De 1999 a 2006, casi la mitad de la población de jarava murió a causa de una epidemia de sarampión.

Foto: CC BY 2.0 / Jeremy Weate

Conservadores y maximalistasEn el este de Ecuador, en el territorio del Parque Nacional Yasuní, viven las personas más pequeñas y secretas del mundo: los indios tagayeri. Una vez que formaron parte de una gran tribu vaorani, pero después de 1968 sus familiares entraron en contacto con misioneros protestantes, entraron en el bosque y rompieron todos los vínculos con el mundo exterior.

El último intento de comunicarse con Tagarees fue hecho por predicadores en 1987. Todos murieron.Acerca de la tribu en sí es casi desconocida. Se cree que no quedan más de treinta personas. Los tagagiers se dedican principalmente a la caza y la recolección, no conocen la agricultura. En los últimos diez años, a veces se ve a jóvenes representantes de esta nación cerca de las aldeas de vaorani, donde vienen a intercambiar presas de caza por ropas y armas.

Foto: Depositphotos / ammmit

Indios fantasmasEn el valle de la Amazonía sudamericana hay casi ocho docenas de tribus que no disfrutan de los beneficios de la civilización. El más insociable y beligerante de ellos es Kawahiva, quien vive en el estado brasileño de Mato Grosso.

Poco se sabe sobre la gente y su idioma. Además, casi nadie vio a los propios indios. Hay algunas fotos tomadas en 2005 y un video corto tomado por un empleado del Departamento de Asuntos Indígenas del Estado de Brasil (FUNAI). En estos marcos, los kawahiva están hablando entre ellos.

Toda la información sobre el estilo de vida y las costumbres de Kawahiva se obtuvo de las tribus vecinas, que los llaman los Pelirrojos (Cabeças vermelhas), o en las pistas que dejaron atrás. La gente de la tribu Tupi afirma que vio las siluetas de los hombres de Kawahiva en la noche cerca de su aldea y escuchó cómo los extraterrestres imitaban las voces de las aves y los animales salvajes.

Los madereros y antropólogos a menudo encuentran pueblos abandonados de esta gente. Armas (usualmente lanzas, arcos y flechas), utensilios de cocina, canastas de mimbre con nueces, hamacas se encuentran en las casas. A juzgar por estos temas, los indios llevan un estilo de vida nómada: se desplazan constantemente de un lugar a otro, se dedican a la caza y la recolección y no están familiarizados con la agricultura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

Las predicciones impactantes para 2019 aparecieron en la Web

Los científicos han descubierto huellas de sicomoro y haya en el Ártico